Sonia + Mar de papel= Cositasdemamis

Sin duda el mundo está lleno de mujeres maravillosas y hoy os cuento la historia de una mujer que conocí hace escasas dos semanas por casualidad. Por facebook buscando ideas para el cumple de B.

Tres años hay que bien celebrarlos con un cumple de esos temáticos. Con detallitos y cositas molonas, no os parece???

De esa manera, encontré a Mar de papel, una chica que hacía todo tipo de trabajos de diseño gráfico para fiestas, cumples… pero realmente lo que me llamó la atención es que tenía toda una colección de patrulla canina. Eso fue lo que me decidió a que fuera ella y no otra. La patrulla canina está presente en nuestras vidas y que mejor decoración que esa para el cumple de B.

Escribí pidiendo presupuesto y muy amablemente me contestó con el listado de precios y fecha. Mi sorpresa es que Sonia cogía encargos para un mes vista. Para dentro de un mes. Cómo??? Yo necesitaba el material para la semana siguiente. Como Sonia es una persona amable, dispuesta y servicial. Después de suplicarle un poco aceptó a ponerse las pilas con mi pedido para que estuviera listo y lo más complicado en tiempo en la isla. El tema del envío nos tuvo con el corazón en un puño hasta el día antes de la gran fiesta. Pero por suerte llegó y fue maravilloso.

12234935_854507504663552_8229282610640338019_n

A raíz de esta relación que entablamos en una semana pensé que esta mujer que hacía esas maravillas para nuestros peques. Tenía una pasión y una historia que yo quería conocer. Le propuse ser la “prota” del superpoder de la semana y aceptó sin dudarlo.

Así que aquí os presento a Sonia de Mar de papel. Ahhh apunte: si sois de Menorca y os encanta su trabajo, los encargos, mínimo con tres meses de antelación jajajajaj. Para poder prevenir ataques al corazón.

DSC_3769

Soy diseñadora gráfica, tengo 47 años, y vivo en España desde el 2008. Aquí estuve viviendo en Madrid y luego en Talavera de la Reina, trabajando como administrativa en Orange. Quería dedicarme a lo mío, pero no le encontraba la vuelta, ya que la mayoría de las imprentas ya ofrecen directamente ese servicio. Además, con 40 años en ese entonces, ya los recién salidos del instituto tenían un dominio de los programas de diseño que hacía que me desesperanzara un poco.

Por otra parte, en Argentina había tenido un embarazo sin embrión y no lograba volver a quedar. Fui a ver a un ginecólogo en Madrid que me dijo que por mi edad y algunos problemas menores de salud, era casi imposible, y que nos planteáramos la posibilidad de una fecundación in vitro. Como siempre estuvo en mí la idea de adoptar, no era algo que me asustara demasiado, pero sí quedaba una especie de dolorcito (no sé cómo llamarlo en realidad).

Por trabajo nos trasladamos a Talavera de la Reina, hacemos en Madrid una fecundación con óvulos de una donante (por sugerencia de los especialistas, dijeron que habría más probabilidades que con los míos)… y volvimos a casa ese día con la certeza de que sería positivo. Pero no lo fue. Y ahí sí que lloré a mares. Dije que no quería volver a pasar por eso, y nos decantamos por la adopción, que es lo que yo prefería desde los comienzos. Elegimos adoptar en Malí. Queríamos en Africa, y Malí era el país que nos lo ponía más fácil por nuestras edades y condiciones. Hicimos el curso de adopción en Toledo, y sólo restaba esperar.

Mientras tanto, seguía dándole vueltas a cómo dedicarme al diseño.

Meses después, ya con cita para casarnos en los juzgados (requisito indispensable para adoptar)… nos quedamos embarazados!!!!!!! Así, sin más. Sin pensarlo, sin ansiedades…  el embarazo llegó. Los 9 meses más saludables de mi vida, y Simona nació en Talavera, por cesárea (después de casi 2 días intentando en el hospital que dilatara). Yo tenía en ese momento 42 años.

A sus 4 meses decidimos un cambio rotundo: elegimos el mar, y elegimos Valencia. Sin un trabajo en vistas, nos lanzamos a la aventura y acabamos en Albalat dels Sorells. Y yo seguía dando vueltas y vueltas con lo del diseño…

Una amiga en Argentina (A cada papel su tinta) se estaba dedicando a esto, y yo admiraba cada publicación suya. Le pregunté si no le molestaba que hiciera ese trabajo aquí en España. Le pareció ridícula mi pregunta, y se ofreció a ayudarme en lo que necesitara. Gracias a Dios no la necesité, y todo fue dándose poco a poco. Hice unos flyers que puse por todo el pueblo… y no resultaron.

La pastelera del pueblo creo que fue la punta del ovillo: me pidió unas decoraciones para su pastelería en fechas puntuales, la verdad que ahora que lo veo en el tiempo dejaban bastante que desear, pero ella me recomendaba a su clientela. Un día me llamó una peluquera y me preguntó si hacía centros de mesa. No había hecho nunca, pero le dije que sí, que hacía. Con ese primer trabajo nació Mar de Papel (me acababa de mudar a la calle del Mar, por eso el nombre). Fueron 12 centros de mesa con forma de piruleta de tela, y pinchos de nubes. Mi marido estaba de viaje por trabajo, mi hija estaba volando de fiebre y demandando 50 horas al día… pero los centros de mesa salieron en fecha, y con una clienta super feliz (ahora en el tiempo tampoco ese trabajo me gusta, jaja). Yo había insistido en hacerle los globitos, que llevaban en mi mente varios meses y nunca los había hecho. Pero como la clienta no podía ver lo que yo imaginaba, prefirió ir a algo más seguro.

12219483_854507331330236_6308498250288365013_n

Así surgieron los primeros trabajos, casi todos centros de mesa y etiquetitas para cajitas, pero muy despacio, muy espaciados unos con otros.

Un años después… otro embarazo!!! Los otros 9 meses más sanos de mi vida. Valentino nació a mis 45, por parto natural, en Valencia.

A 15 días de parir nos mudamos a Puzol, donde estamos ahora (no exactamente en la misma casa, ya que en septiembre volvimos a mudarnos a una casa con jardín donde los chicos correteen y yo trabaje sin estresarme tanto, jajaja).

Mar de Papel tuvo un primer gran salto, que fue por mi primer clienta por correo: Mireia, de Guardamar del Segura. De ella vinieron muchísimas clientas.
Pero de abril hasta ahora fue el crecimiento grande de Mar de Papel. Y creo que fue por Facebook. Mi marido es mi Comunity Manager, el que se ocupa de hacer que corra la voz.

No sé cómo es Mar de Papel sin hijos. Sin hijos yo trabajaba en relación de dependencia, tenía una nómina, un horario (extensísimo, por cierto) y los findes nos despatarrábamos en el sofá a ver pelis o recorríamos lugares de España.

Mar de Papel surgió con una hija ya de 1 año. Mar de Papel creció entre pañales, una cría (que luego fueron dos) aferrada a los muslos, apiretal, recortar papeles en las madrugadas, ir de copiloto siempre recortando o forrando globitos. Mar de Papel lleva 4 años creciendo “a los ponchazos” (expresión argentina, sería como “haciendo malabares”). Casi siempre diseño de noche, cuando los peques se duermen, y de día recorto y armo en el salón, mientras los niños van de aquí para allá. Muchas veces digo que quiero dejar todo y buscarme un trabajo de oficina, con una nómina y un horario.

Simona copia lo que hago, hace su aporte, y muchas veces en los envíos a ms clientas va algo más hecho por ella.

DSC_3805

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en el superpoder de la semana y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Déjanos tu comentario, pregunta o duda. Encantadas te responderemos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s