Me diagnosticaron diabetes gestacional y debo hacer dieta. ¿Con eso bastará para controlarlo?¿Qué le puede pasar a mi bebé?

Para hablar de la diabetes gestacional debemos conocer primero de todo en qué consiste y así poder entender la importancia del tratamiento para evitar complicaciones y minimizar riesgos a lo largo del embarazo y/o parto.

Se conoce como diabetes gestacional a la elevación inadecuada de la glucosa que se produce durante el embarazo de personas previamente no diabéticas. Esto se debe a una intolerancia a los hidratos de carbono, de severidad variable, que se inicia durante la gestación.

Aproximadamente ocurre en un 10-14% de los embarazos.

Durante el embarazo, de manera fisiológica aumentan los requerimientos energéticos del organismo, lo que se consigue gracias a un aumento en la producción de insulina. Pero en algunas mujeres no se produce de manera adecuada y aparece este trastorno.

Existen algunos factores que pueden predisponer la aparición de esta patología durante el embarazo, como pueden ser: edad >35 años, obesidad o antecedentes familiares de diabetes o propios en embarazos anteriores.

SONY DSC

Una vez se establece el diagnóstico de diabetes gestacional mediante estudio analítico (test de O’Sullivan con resultado superior a 140mg/dl y curva de Tolerancia Oral de la Glucosa con 2 valores alterados) y en función del grado de alteración, el ginecólogo en conjunto con el endocrino establecerán un plan de actuación. En la mayoría de los casos y como bien indica la mamá que nos consulta simplemente se indica realizar una dieta adecuada adaptada a la diabetes gestacional y con las Kcal adecuadas a nuestro Índice de Masa Corporal. Además, se recomienda combinar esta dieta con la realización diaria de ejercicio físico, consiguiendo así mantener los niveles de azúcar dentro de la normalidad.

Esto es más que suficiente si se realiza adecuadamente en casos en que solo aparece una intolerancia a la glucosa o 2 valores alterados en la curva. Si a pesar de ello se detecta que los niveles de glucemia siguen por encima de los valores deseados, el médico valorará añadir  otro tipo de tratamiento en el que se incluirá la insulina.

Sin embargo, repito que la mayoría de casos se solucionan con la realización de una dieta adecuada y la incorporación del ejercicio físico adaptado como puede ser caminar 1 hora diaria consiguiendo así mantener los niveles de glucemia dentro de la normalidad.

 

 ¿Y qué puede ocurrir por tener diabetes gestacional? Aunque sea una alteración relativamente habitual durante el embarazo no debemos restar importancia a mantener estos niveles de azúcar normalizados para minimizar el impacto de la hiperglucemia en nuestro embarazo.

Se han descrito varias complicaciones asociadas a la diabetes gestacional, pero muchas de ellas son raras y tienen una incidencia baja por lo que para evitar que nos asustemos de manera innecesaria citaré las más comunes en nuestro medio.

En la mamá se puede tener más tendencia a la tensión alta en el embarazo (cosa que debemos controlar especialmente), infecciones urinarias y candidiasis vaginal.

Existe también un riesgo aumentado de Parto prematuro y/o Rotura prematura de Membranas (rotura de la bolsa amniótica antes de tiempo).

En el bebé se puede dar una macrosomía (bebés muy grandes en relación a su edad gestacional, motivo por el cual en el momento del parto se puede requerir de instrumentación), retraso en la maduración y/o mayor dificultad en la adaptación a la vida extrauterina y alteraciones metabólicas postnatales (hipoglucemia, hipocalcemia e hiperbilirrubinemia). A medio-largo plazo suelen tener más tendencia a la obesidad en la infancia y diabetes tipo 2 de adultos.

Por todas ellas, y por las menos comunes que no hemos citado, se considera el embarazo de una mujer con diabetes gestacional un embarazo de riesgo en el que pondremos especial interés en controlar algunos parámetros como la glucemia, la orina, la tensión arterial y seguramente se añada alguna visita extra al protocolo habitual de control del embarazo y/o ecografía.

Cuando el bebé nace, también se le realizarán unos controles adicionales como por ejemplo un control de glucemia por el riesgo aumentado de hipoglucemia a la hora de vida y poder solventarla a tiempo.

 verduras

Mi recomendación es que cuides tu alimentación (si deseas ejemplos de dietas podemos facilitarlos a través de esta misma web), practiques ejercicio de manera regular (caminar, nadar, gimnasia suave-moderada…durante 1 hora al día al menos) y sigas tus controles de manera adecuada (tal y como te indique tu ginecólogo y endocrino). Si cumples esto podrás llevar un embarazo de manera prácticamente normal y los riesgos de los que hemos hablado quedaran muy minimizados.

Recuerda que la diabetes gestacional, por suerte, suele desaparecer una vez ha nacido nuestro bebé.

La lactancia materna va a ayudar a minimizar las complicaciones maternas y del bebé durante el postparto, por lo que recomendamos especialmente esta opción.

No te extrañes si en el postparto o pasados unos meses del nacimiento del bebé el médico solicita un control analítico para ti, ya que se ha visto una mayor incidencia de que las mujeres con diabetes gestacional puedan desarrollar una diabetes tipo 2 con el paso del tiempo.

Dicho esto, esperamos haberte ayudado y si tienes más dudas o necesitas alguna aclaración háznoslo saber a través de la web cositas de mamis o la web www.sacomare.com

Un saludo,

 

                   Patricia Pérez Álvarez

                   Matrona colegiada nº49613

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en sa comare y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Me diagnosticaron diabetes gestacional y debo hacer dieta. ¿Con eso bastará para controlarlo?¿Qué le puede pasar a mi bebé?

  1. blanca dijo:

    Hola buenos dias , que riesgos tiene la mujer embarazada que padece diabetes.

    Me gusta

    • Patricia dijo:

      En resumen, y tal y como he comentado anteriormente pueden aparecer ciertos desajustes y complicaciones en la mujer, especialmente si no se lleva un control y unas cifras de glucemia estables y adecuadas a lo largo del embarazo con la dieta y en caso que fuera necesario la administración de insulina.
      Existe una mayor tendencia a la tensión elevada y al desarrollo de una preeclamsia (patología hipertensiva del embarazo). Esto aumenta considerablemente la morbi – mortalidad maternofetal.
      Los cambios metabólicos no controlados pueden hacer que haya un desajuste que seria peligroso para conservar el funcionamiento de nuestro cuerpo y llevarlo al límite o al fallo orgánico.
      Existe predisposición a las infecciones de tracto urinario y vagina.
      Por último se ha visto que un 30% de las mujeres desarrollan una diabetes en 5 – 10 años.
      Esto sería el resumen de lo que puede ocurrir a la mujer. Si habláramos desde el punto de vista del bebé añadiríamos varios puntos a tener en cuenta.
      ¡Un saludo!

      Me gusta

Déjanos tu comentario, pregunta o duda. Encantadas te responderemos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s